Traductorado general Traductorado INGLÉS Traductorado: Salida Laboral

¿Hay salida laboral para el traductorado? Parte 2 Dejá volar tu imaginación

¿Qué hacés si no te amoldás a trabajar por tu cuenta como traductora?

Hay varias razones por las cuales trabajar de forma independiente como traductora (o traductor) puede no ser para vos:

  • No tenés lugar ni herramientas de trabajo en tu casa. (¡¿Viste lo que cuesta una computadora?!)
  • Priorizás tener un sueldo más estable.
  • Conseguir clientes y jugar a la emprendedora no es lo tuyo.
  • Te falta disciplina y la vida de freelancer no te da el encuadre que necesitás.
  • Preferís trabajar en una oficina y no sola en tu casa.
  • Te gusta hacer otras cosas además de sólo traducir.
  • No sos la mejor traductora del mundo.

¿Entonces estudiar traducción no es para vos? ¿Perdiste un montón de tiempo en una carrera académica que no te va a servir para vivir? No necesariamente. Como egresada (o estudiante avanzada) del traductorado podés aportar mucho más que traducciones. Aún más si estudiaste en el I.E.S. en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández”, pues tenés una ventaja competitiva sobre el resto. Carolina Barba, actual supervisora de calidad en una agencia de traducción, sostiene: El Lenguas en particular creo que te da una base en cuanto a redacción, gramática y obsesividad que no sé si te la da cualquier otra institución.”

Más allá de que el criterio hiperperfeccionista del Lenguas no sea la vara correcta para medir qué tan buena sos traduciendo, no es el fin del mundo si no te sentís segura con tus traducciones. Ulises Uno, líder de contenido y localización en Etermax, afirma que ser el mejor traductor no es la única aspiración válida y les avisa a los que estén transitando la carrera que está bueno saber que hay más opciones. De hecho, Ailin Liberman, traductora en Portugués, nos señala que los títulos de egreso ya no son científico-técnico y literario, ya que se busca un perfil de egresado más general y abarcativo en los nuevos planes de estudio.

Los puestos que te voy a mencionar forman parte de la salida laboral de un traductor, pero casi todos también pueden ser ofrecidos como servicios externos a distintas empresas que entiendan sobre la necesidad de recurrir a profesionales de la lengua. Ulises destaca: “Todo el mundo escribe y lee en inglés a diario, pero quienes tuvimos formación específica podemos aportar la habilidad de redactar en inglés a conciencia”.

Ojo, la mayoría piensa en estudiar inglés, pero recordá que en el Lenguas también podés estudiar el traductorado en Portugués, Francés, o Alemán. Ailin Liberman, que también gestora de proyectos de traducción, les da este consejo a todos los que estén interesados en este campo laboral: “Si pueden, estudien o sigan estudiando más idiomas, o por lo menos inglés. En el par portugués-español hay trabajo, pero si a eso le agregamos una tercera lengua, el panorama se agranda muchísimo más.” Recordemos que en nuestra institución tenemos la posibilidad (y la obligación) de aprender otras lenguas extranjeras de forma gratuita en el AENS.

Te presento algunas oportunidades laborales:

Trabajar en una agencia de traducción

Sí, ya habíamos descartado trabajar como traductora en una agencia (argentina), pero no es el único trabajo al que podés acceder con esta formación.

Las profesionales a las que entrevisté trabajan para agencias de traducción a tiempo completo, con la excepción de una sola que optó por la jornada a medio tiempo para poder trabajar en proyectos de escritura y traducción por su cuenta.

Con respecto a la oficina, la mayoría trabaja de forma remota desde la casa.

Ninguna de ellas es parte de la planta de la empresa, lo que significa que facturan como monotributistas: se encargan de pagar su jubilación y obra social, no reciben aguinaldo, y las inasistencias por enfermedad suelen ser descontadas de los días de vacaciones.

El beneficio es que, a diferencia de los traductores freelance, tienen un sueldo fijo todos los meses, y algunas reciben premios por cumplimiento de objetivos dependiendo de la política de la agencia (al menos antes de la crisis económica mundial causada por el covid-19). Además, los sueldos son buenos para vivir en Argentina, ya que son en dólares, lo que permite escapar de la devaluación salarial local.

GESTIÓN DE PROYECTOS (PM, Project manager)

Aunque el nombre del puesto te suene muy ajeno, tranquilamente podés postularte a este puesto de trabajo si ya te recibiste del traductorado (de cualquier idioma). Por lo general, las empresas de traducción buscan específicamente gente que tenga este tipo de formación, ya que es importante conocer y entender todo el proceso. Es por esto que varias egresadas del Lenguas a las que entrevisté están trabajando como PM. Y no estoy hablando de gente que se recibió hace 10 años, sino recientemente. De hecho, me contaron que no tenían tanta experiencia traduciendo de forma independiente. Esto se debe a que, si bien el trabajo incluye supervisar la calidad final de los proyectos, no es esa su función central. No suelen editar demasiado los textos, ni tampoco necesitan saber todos los idiomas con los que la agencia trabaja.

Lo que las agencias suelen buscar es alguien que sepa trabajar bajo presión en un ambiente dinámico y pueda dar respuestas rápidas y eficientes. “Sin las PM se cae todo”, advierte Carolina Barba, antigua PM, quien define a este puesto lleno de adrenalina como “el alma de la empresa”. Por esta razón, los procesos de selección para conseguir este puesto (que suelen ser bastante largos porque incluyen bastantes pruebas) se enfocan no tanto en la traducción en sí, sino en la gestión de proyectos: coordinación de equipo, tiempos de entrega, presupuesto y márgenes de ganancia.

EDICIÓN

Por lo general las agencias también tienen un grupo de editores a tiempo completo que cobran un sueldo básico. Esto es así porque le asignan el trabajo de traducción, edición, y corrección de estilo a distintos profesionales para poder asegurar la calidad del producto final. La edición puede ser con textos en español, inglés, o el idioma que corresponda.

Trabajar en una empresa no dedicada a la traducción

Acá no estoy hablando de empresas chicas, sino de las grandes (nivel Mercado Libre).

Si bien tienen algunos días de homeoffice, los traductores en relación de dependencia suelen ir a trabajar a una oficina en equipo.

La empresa se encarga de comprar la computadora, el software, el escritorio, la silla. Un “lujo” para cualquier trabajador independiente. Además tienen beneficios extra como fruta gratis, día de facturas (de las que se comen), cobertura de salud de OSDE, descuentos en gimnasios, entre otros.

Encima de tener un sueldo estable, reciben aguinaldo y la empresa se encarga de las cargas sociales (jubilación y obra social).

Lo que es importante que tengas en cuenta es que, en general, los egresados que trabajan en empresas no trabajan como traductores en sentido estricto, sino que aprovechan las habilidades que fueron adquiriendo durante la carrera.

Un egresado del traductorado sabe redactar porque como estudiante te la pasás escribiendo en español y en inglés (o la lengua que hayas estudiado). Esta carrera te da un montón de herramientas necesarias para este tipo de trabajos. Si bien en todos los departamentos se adquieren este tipo de habilidades, los egresados que sepan escribir en inglés pueden aprovechar más oportunidades.

REDACCIÓN TÉCNICA (Technical Writer)

Como egresada de traducción vas a tener cualidades muy importantes a la hora de realizar un trabajo que consista en comunicar de manera clara, precisa, y exhaustiva a una audiencia objetivo:

  • una sólida formación en tu lengua materna y la lengua extranjera,
  • habilidades de redacción y revisión,
  • experiencia en investigación de distintos temas.

El puesto de redacción técnica requiere investigar y escribir (o corregir) distintos tipos de textos: gacetillas de prensa, mails corporativos, textos de interfaz, manuales, o cualquier otro texto de uso empresarial; tanto para uso interno de la empresa como para uso externo (por ejemplo, dirigido a clientes).

REDACCIÓN UX (UX Writer)

Esta es una nueva salida laboral que tiene menos de una década, aunque incorpora técnicas del copywriting. Como su nombre lo indica (UX viene de “user experience” -experiencia del usuario), tiene que ver con cómo hacemos sentir al usuario a través de la redacción: podemos incentivarlo o desincentivarlo a realizar determinadas acciones, podemos bajarle la frustración, hacerlo sentir satisfacción…

Este tipo de redacción se encuentra en productos digitales, por lo tanto un escritor UX redacta textos que se leen en pantallas. En la mayoría de los casos, por cómo se está dando la comunicación actualmente, deben escribir textos que se leerán en páginas web o aplicaciones, usualmente a través de un celular.

Spoiler alert: ¿Querés trabajar en Mercado Libre? Esta empresa invierte en UX writers. ¿Vieron? No sólo los del Departamento de Inglés pueden conseguir trabajo en empresas (guiño guiño, gente de los departamentos de Alemán y Francés). Y además esta empresa está en Brasil (guiño guiño, gente del departamento de Portugués).

LOCALIZACIÓN

Localizar tampoco es traducir en sentido estricto sino adaptar un producto a los gustos culturales de una audiencia. Por ejemplo, el lema de una marca puede ser adaptado a diversas variantes del español según el país. Ahora, ¿a vos se te ocurre un profesional mejor preparado para este oficio que un traductor? Es por esto que muchos egresados de traducción encuentran una salida laboral en este ámbito.

Cuando se habla de localización por lo general se refiere al mundo del software porque es un mercado en constante expansión. Los videojuegos y la tecnología en general son grandes generadores de puestos de trabajo. Al haber tanta competencia en este mercado, es necesario tener un producto sólido. ¿Por qué un cliente elegiría tu aplicación si puede optar por la competencia que le brinda instrucciones claras y coherentes en su idioma?

Ulises (contenido y localización) destaca que la formación que recibimos en el Lenguas también “te permite afrontar trabajos más estratégicos” que no son estrictamente traducción. Por ejemplo, decidir qué producto tiene sentido lanzar en determinado país.”

La imaginación es el límite

“No sabía que existía el tipo de trabajo que estoy haciendo ahora.”

Carolina Gleria, redactora técnica en Avature, nos cuenta que los trabajos que conseguía como independiente no le generaban ingresos suficientes, pero igualmente quería trabajar en algo relacionado con lo que había estudiado. Por suerte su hermano sí sabía de la existencia de este puesto en la industria del software y le avisó que estaban buscando a alguien en una empresa donde trabajan varios de sus conocidos.

“Yo me acuerdo que cuando estaba buscando laburo, la keyword que tenía prendida para que me llegaran las alertas de ofertas de trabajo era traductor y nada más. Y hay un montón de cosas que podemos hacer.”

Ulises pensó que entraba a Etermax (una empresa de videojuegos) como traductor, pero una vez dentro se dió cuenta de que su profesión podía ir más allá. La empresa necesitaba armar un equipo de generadores de contenido y él fue el primer empleado que “se dedicaba a escribir”. En el proceso de traducción de los videojuegos, notó que había un montón de procesos ineficientes y él tenía la formación suficiente como para solucionar ese tipo de problemas. Por ejemplo, sabía de la necesidad de armar un glosario o proveer contexto a los traductores. Algo bastante obvio para nosotros, pero no para profesionales de otras ramas.

Es importante que no te cierres a las oportunidades laborales y profesionales. Puede ser que entres a una empresa y tus tareas estén entre un puesto y el otro de los que mencioné. Puede ser que traduzcas un poco, redactes otro poco, y generes algunos contenidos. Incluso puede ser que te contrate una empresa por tu alto nivel del idioma (oral y escrito), pero después tus funciones difieran bastante de lo que aprendiste en el nivel superior.

Aclaraciones

En general entrevisté a traductores no públicos (no están matriculados en el colegio) y egresados del Lenguas. Cuando menciono al “Lenguas” me refiero al I.E.S. en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Aunque también existe el E.N.S. en Lenguas Vivas “Sofía Broquen de Spangenberg”, que también ofrece una excelente formación en sus traductorados.

Con respecto a la plata: No necesariamente se gana más trabajando en una empresa, de hecho en el artículo anterior vimos que nuestros ingresos tienen más probabilidad de aumentar trabajando de forma independiente. Lo que tiene es que es más seguro: sabés que todos los meses tenés un sueldo en tu cuenta bancaria.

Traducción: Salida laboral

Es importante que sigas investigando. Nada es tan blanco o negro, hay matices. Ni te vas a morir de hambre, ni vas a ser Ricardo Fort. Aunque eso ya te lo imaginabas, ¿no?

Mi idea es subir un articulo relacionado con la salida laboral del traductorado todos los meses. Sinceramente recopilé mucha información y consejos, y ponerlos todos juntos sería demasiado. ¿Querés saber algo en particular? ¿Tenés alguna duda? ¿Necesitás más información? Podés comentar acá abajo así investigo y sigo entrevistando profesionales para poder profundizar más en cada aspecto del mundo laboral.

¡Apuntá alto en tu carrera profesional!

Agradecimientos

Les agradezco a todos los que me ayudaron a crear este artículo. Algunos lo hicieron de forma anónima, y otros me dejaron compartir sus nombres y perfiles de LinkedIn:

Invitame un café en cafecito.app

[carousel_slide id=’679′]

Agustina La Porta

Directora fundadora
Estudiante del profesorado en inglés para la enseñanza en el Nivel Medio y Superior en el I.E.S. en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández".
Interina en escuela primaria plurilingüe (GCBA).
Dictado de clases de inglés por videoconferencia a través de Zoom.
Mi Telegram es @educacionylenguas y mi mail: alaporta@educacionylenguas.com

https://www.linkedin.com/in/agustinalaporta/
Back To Top