Enseñar Experiencias Laboral

Me llegó el telegrama de despido después de navidad

Cuando me llegó el telegrama de despido después de navidad no lo podía creer.

O sea, no les voy a decir que no hubo indicios de que me iban a rajar, porque los hubo y bastantes, pero yo dije: si para navidad no me dijeron nada, entonces sigo el año que viene.

Estoy subiendo este video porque las redes sociales están muy curadas, yo podría subir contenido que sólo me deje bien parada y me posicione como experta en lo que hago, pero no. Yo soy muy perfeccionista, quiero hacer las cosas bien, siempre quiero mejorar. Pero yo también fracasé y seguro lo voy a seguir haciendo.

Subo este video para que tal vez algunos no se sientan tan mal, pero también para que aprendan de mis errores y de los errores de los otros actores de esta historia. Tal vez si subo esta historia es porque no fui la única que se equivocó feo.

Para empezar nadie, ni la directora del colegio, ni la rectora de secundaria, ni las coordinadoras de inglés, ni la gente de administración me dijo que me despedían. Nadie me avisó que le iba a llegar ese telegrama de despido.

A ver, para ponerlo en contexto. El telegrama de despido es una cuestión legal para quedar legalmente notificado del cese de la relación laboral. No es un sustituto del contacto humano. De hecho, una vez trabajé durante un mes en un cine, sabía que era un refuerzo de vacaciones de invierno, sabía que el contrato duraba sólo un mes porque lo firmé, sin embargo, cuando me estaban dando los recibos de liquidación, el gerente me avisó y me explicó que iba a recibir un telegrama.

Yo cuando vi ese telegrama me quería morir. Tipo, típico de tirarme a la cama a sufrir. Realmente no la pasé bien. Porque pensé que iba a tener otra oportunidad y ya estaba pensando en todos los cambios que iba a hacer el año siguiente para que saliera todo bien.

Cuando fui a buscar la liquidación final a administración y me preguntaban por qué me iba yo me quería poner a llorar ahí. No sé qué le dije.

Las coordinadoras nunca me dijeron nada. De hecho yo no me iba del grupo de Whatsapp porque quería ver si decían algo. La respuesta fue que me sacaron del grupo en febrero cuando empezaron otra vez las clases.

Me sentí defraudada la verdad. Porque la gente que me tenía que avisar que me iba a llegar el telegrama no es mala. Fue sólo un problema de comunicación, que se re daba en esa escuela. Pero fue un problema de comunicación grave porque me generó un sufrimiento que se podría haber evitado.

Estoy de acuerdo en que irme de esa escuela fue lo mejor que me podría haber pasado porque eran bastante perversos. Sí, dije que eran buenas personas, pero eran perverso con los chicos y, si les interesa, puedo hacer otro video explicando por qué. Además su visión de la educación no estaba alineada a la mía y por eso fracasé tanto.

Si alguna vez están como coordinadoras, directoras, o algo, y alguien tiene que ser despedido: avísenle que le va a llegar el telegrama. Esa persona, por más mala trabajadora que haya sido, merece ser avisada.

Apuntá alto en tu profesión.

Si querés ayudar a que siga subiendo contenido, podés hacer un aporte:

Invitame un café en cafecito.app

Agustina

Estudiante del profesorado en inglés para la enseñanza en el Nivel Medio y Superior en el I.E.S. en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández".
Suplente en escuela primaria plurilingüe (GCBA).
Dictado de clases de inglés por videoconferencia a través de Zoom.
Mi Telegram es @clasesdeinglesonline y mi mail: alaporta@altiora.com.ar

https://t.me/clasesdeinglesonline
Back To Top