Aspirantes ingresantes Lenguas Vivas Profesorado general Traductorado general Traductorado INGLÉS Traductorado: Salida Laboral

Experiencia como estudiante y egresada del Lenguas Vivas: consejos, impuestos, salida laboral

Entrevista con Denise Griffith

 Segunda Parte

En esta parte, Denise nos cuenta su experiencia como estudiante y egresada del I.E.S. en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández” y comparte consejos para estudiantes y aspirantes al traductorado de inglés y profesorado. Podés escuchar la primera parte en donde habla sobre sus primeros trabajos como traductora literaria acá.

Cuando tuvo dificultades cursando la carrera, varias personas (incluso docentes del Lenguas) le dijeron que deje el traductorado. Ella, en cambio, decidió darse otra oportunidad: en el fondo sentía que iba a terminar resultando y tenía que seguir probando porque no había agotado todas las posibilidades. Empezó a organizarse de otra manera cuando estudiaba y a tratar de entender mejor cómo funciona el mundo (algo que le faltaba para traducción científica). Al final resultó.

Tenés que pensar qué es lo que vos querés, más allá de te puedan decir alrededor.

Denise empezó a cursar el traductorado a los 18 años porque ya estaba segura de lo que quería hacer. Ahora tiene 28 y se recibió de traductora científico-literaria el año pasado. O sea que le llevó varios años recibirse del traductorado.

Primer año

Los primeros años fueron bastante fáciles para ella, sobretodo las materias de español, de inglés, las literaturas, pero lo que le costó bastante y la trabó en la carrera fueron las materias de traducción científica y técnica. Estaba bastante más familiarizada con la literatura porque siempre fue de leer bastante, pero no con ciertas cuestiones más prácticas, como los procesos químicos en la creación de un cosmético o la generación de alguna enfermedad. A partir de esa dificultad, empezó a ser más curiosa con su entorno y con cómo funcionan las cosas.

La recomendación de Denise para los ingresantes a primer año del traductorado es hacer las lenguas (Lengua Inglesa y Lengua Española), las gramáticas, y ese tipo de materias de base; y recién al año siguiente arrancar con las primeras materias de traducción. Ese proceso debería repetirse todos los años, o sea que te vas a atrasar de entrada, pero al menos ya sabés que va a ser así.

Ser perseverante.

La perseverancia es clave. Cursar la carrera es un proceso: que no te vaya bien en alguna materia en algún momento no significa que no vayas a ser un buen profesional después. No todos tienen una carrera divina de cuatro años y se sacan 10 en todo porque también hay ciertas cuestiones que también influyen en la cursada: nuestra vida personal, nuestras emociones, nuestra salud mental. Por ejemplo, para aprobar las materias de traducción, se necesita prestar atención sin interrupciones durante dos o tres horas en los exámenes de traducción. Todo minuto cuenta, por eso cualquier falta de concentración puede hacer que desapruebes.

Tu formación está en tus manos

A veces, los estudiantes sienten que no avanzan en la carrera y les da vergüenza. Más que sentirse atascada, es bueno usar ese tiempo para trabajar en áreas relacionadas para adquirir conocimiento y experiencia. En el caso de Denise, empezó a trabajar en una librería, donde conoció un montón de editoriales. Como dijo Steve Jobs “no se pueden unir los distintos puntos mirando para adelante; se pueden unir únicamente mirando hacia atrás”. Obviamente si trabajás en, por ejemplo, McDonalds, la relevancia de tu experiencia a futuro va a ser acotada, pero igualmente todos los trabajos y experiencias van sumando. Si trabajás en, por ejemplo, una farmacéutica, te va a servir para traducir textos de ese ámbito.

Hacé el profesorado si vas a dar clases

Denise decidió hacer el profesorado además del traductorado porque había empezado a trabajar como docente a los 20 años y se dio cuenta de que necesitaba esa formación como profesional, más allá de que la contrataran de todas formas siendo sólo estudiante de traducción. Ahora se siente más segura y siente que puede defender sus acciones a directivos y padres porque sabe porqué hace lo que hace.

AFIP / impuestos

Actualmente Denise trabaja en un instituto con varios cursos de adultos de distintos niveles, es editora de Liberoamérica, escritora, y traductora literaria y científico-técnica. Así que combina su trabajo en relación de dependencia (con recibo de sueldo y aportes) con su trabajo como independiente (siendo monotributista y facturando). Los aportes de jubilación y obra social se hacen desde su trabajo en relación de dependencia, por eso la cuota del monotributo le sale mucho menos.

Si querés profundizar en la salida laboral que encontró Denise como traductora literaria y directora editorial, podés ver las otras partes de la entrevista. Su recomendación es que no esperes a estar recibida para empezar a trabajar en algo relacionado a lo que estudiás y adquirir experiencia, ya sea leyendo para aprender más, haciendo traducciones, corrigiendo textos…

Apuntá alto.

Si querés ayudar a que siga subiendo contenido, podés hacer un aporte:

Invitame un café en cafecito.app

Conocé más sobre Denise Griffith

Agustina La Porta

Directora fundadora
Estudiante del profesorado en inglés para la enseñanza en el Nivel Medio y Superior en el I.E.S. en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández".
Interina en escuela primaria plurilingüe (GCBA).
Dictado de clases de inglés por videoconferencia a través de Zoom.
Mi Telegram es @educacionylenguas y mi mail: alaporta@educacionylenguas.com

https://www.linkedin.com/in/agustinalaporta/
Back To Top